La metalurgía

El progreso de las civilizaciones está estrechamente ligado al progreso de la metalurgia. Actualmente, los restos de las civilizaciones antiguas se estudian a partir de los metales que entre ellos se encuentran. Debido a su color amarillo y a su perdurabilidad, el oro se ha utilizado en casi todas las culturas conocidas.

El oro, en latín aurum, que significa aurora brillante, nos recuerda que algunas civilizaciones pensaron que era parte del Sol y le atribuyeron propiedades mágicas. Los egipcios amortajaron con él a los faraones, para asegurar su llegada al otro mundo. En la Edad Media los alquimistas y los filósofos intentaron aislar los principios capaces de convertir un metal vulgar en oro. Posteriormente se le atribuyeron poderes curativos, que se descartaron con el paso de los años.


El Oro

El color del oro depende de la cantidad y el tipo de impurezas que contiene. El oro nativo es típicamente amarillo dorado, pero para variar su color e incrementar su dureza cuando se usa en joyería, se debe alear con otros metales. Se debe añadir plata, platino, paladio, níquel y zinc para obtener oro pálido o blanco. El cobre se añade para obtener oro rojo o rosa, el hierro para darle un tinte azul. Se define la pureza del oro como la proporción del metal oro puro presente, y esto se expresa en quilates (kt). La pureza del oro usado en joyería varía desde 9 quilates (37’5 por ciento o más de oro puro) pasando por 14, 18 y 22 quilates y hasta 24 quilates que es el oro puro.

Modo de yacimiento

El oro se encuentra en rocas ígneas y asociado con filones de cuarzo, a menudo en cantidades pequeñas invisibles a simple vista. También se concentra en depósitos secundarios “placeres“, tales como pepitas o granos en arenas o gravas del río. El oro incluso puede ser extraído a partir de depósitos de placeres por el método tradicional del tamizado, aunque la extracción comercial actual implica maquinaria que mueva gran cantidad de tierra y ácidos concentrados para tratar la mena. Las principales rocas que contienen oro se encuentran en África, California y Alaska (EEUU), Canadá, la antigua Unión Soviética, Sudamérica y Australia.

Observaciones

El oro ha sido usado para hacer monedas, en decoración y en joyería durante miles de años. Es atractivo, se trabaja fácilmente y se lleva bien.


La Plata

La plata generalmente se encuentra de forma masiva, tal como pepitas o granos, aunque también puede hallarse en agregados delgados y dentríticos (parecidos a un árbol). Cuando se acaba de extraer o se ha pulido recientemente, tiene un característico color blanco plata y un brillo metálico. Sin embargo, expuesta al oxígeno del aire, rápidamente se forma una capa negra del óxido de plata que deslustra la superficie. Por esta causa y por el hecho de que es demasiado blanda para ser usada en forma pura en la mayoría de las joyas, la plata a menudo se alea con otros metales o se la cubre con una capa de oro. 

Modo de yacimiento

La mayoría de la plata es un subproducto de la extracción de plomo, y a menudo está asociada con cobre. La principales áreas de extracción de plata del mundo están en Sudamérica, EEUU, Australia y la antigua URSS. El mayor productor individual de plata es probablemente México, donde la plata se ha extraído desde el siglo XVI hasta nuestros días. La plata nativa más hermosa procede de Kongsberg, Noruega.


El Platino

El platino ha sido usado durante miles de años pero no fue reconocido como elemento hasta 1735. Entre los tres metales preciosos, oro, plata y platino, es el más raro y el más valioso. El platino, químicamente inerte y resistente a la corrosión, no se oxida cuando se expone a la atmósfera a diferencia de la plata. Es de color gris plateado, gris-blanco o blanco. Es opaco, y tiene brillo metálico. Es ligeramente más denso que el oro puro y es casi dos veces más denso que la plata. Los antiguos joyeros tenían dificultad en alcanzar los 1.773º C (3.223º F) necesarios para fundir el platino. No fue hasta 1920 que la tecnología avanzó lo suficiente para trabajar este metal precioso.

Modo de yacimiento

El platino se forma en rocas ígneas, generalmente como menas en las cuales los granos son demasiado diminutos para poder ser observados a simple vista. También se da en depósitos tipo “ placer “ en arenas y gravas de ríos y en depósitos glaciares, generalmente como granos y más raramente como pepitas. Los principales yacimientos de platino han estado en Sudáfrica, Canadá (Sudbury), en EEUU (Alaska), Rusia (el río Perm y otros ríos procedentes de los Urales), Australia, Colombia y Perú.

Observaciones

Aunque las pepitas han sido colocadas en anillos antes de 1920, la mayoría de la joyería de platino data a partir de esta fecha. El platino, blando y fácil de trabajar, a menudo se labra según diseños bastante complicados.